Subscríbete a nuestro boletín semanal

actualidad

NOTICIAS

Publicar      
Pequeña oda a las personas migrantes

Migrar.org (16/12/2010)

Imagen de uitdragerij, de Flickr Celebramos el Día de las Personas Migrantes recordando el valor y la tenacidad de tod@s los que lucháis cada día por encontrar vuestro sitio en el estado español


Quienes han cruzado mares o desiertos para llegar en condiciones precarias a las fronteras europeas, quienes trabajan de sol a sol en el restaurante de la esquina para enviar dinero a sus familias, quienes llenan nuestras universidades para encontrar un futuro mejor lejos de casa... Las personas migrantes a menudo están muy cerca pero son casi invisibles. Por ello, queremos celebrar su día, el 18 de diciembre, desmontando mitos y agradeciéndoles todo lo bueno que nos aportan:

Valentía: Si algo caracteriza a una persona que abandona su tierra y su gente en busca de una vida mejor es su valentía. Valentía por llegar a un país en el que no sabe qué va a encontrar. Valentía por buscar una solución a la falta de oportunidades y la precariedad. Valentía por atravesar continentes; exponerse a peligros; lanzarse al mar en patera o salir a la calle con la angustia de que, quizás, a la vuelta de la esquina, un policía le pedirá los papeles. Las cifras hablan por sí solas: aunque el número de migrantes que llegan en patera ha disminuido, en el 2009, 5500 personas arribaron de esta forma a las cosas andaluzas. Las redadas, los largos trámites, la discriminación en el mercado laboral y en la vida social son otros obstáculos a los que tienen que enfrentarse con valentía para superarlos.

Tenacidad: Una vez en el territorio español, las personas migrantes no lo tienen nada fácil para regularizar su situación: colas de horas para entregar las solicitudes, trámites que se alargan durante meses o años... Sin embargo, esto no suele ser un obstáculo para ell@s, ya que luchan hasta el final, con la precariedad que ello supone, para conseguir sus objetivos y sueños. Y muchas veces lo consiguen. En el año 2009, por ejemplo, se concedieron más de 450.000 autorizaciones de trabajo; mientras que se denegaron 58185 (Fuente: Secretaría de Estado de Inmigración y Emigración).

Capacidad emprendedora: Las últimas estadísticas del Ministerio de Trabajo e Inmigración destacan que, en sectores como la construcción, el comercio, la hostelería, la educación y el servicio doméstico, el número de personas migrantes que trabajan por cuenta propia es elevado, aunque la crisis también les haya afectado. En noviembre de 2010, 241.223 personas extranjeras habían puesto en marcha sus propios negocios. Telecomunicaciones, actividades inmobiliarias, servicios técnicos de arquitectura y publicidad son otros de los sectores en los que los inmigrantes destacan por su capacidad emprendedora. Todo ello constata que la formación e iniciativa de muchas personas migrantes es digno de resaltar.

Aportación económica:
"La población inmigrante incorporada al mercado laboral español supondría, en términos de contribución al PIB privado, un 13,2 %, aunando tanto los efectos directos como indirectos del valor añadido que aporta este conjunto de nuevos trabajadores. En términos de creación de empleo nativo también habría tenido un impacto significativo: por cada dos nuevos empleados extranjeros se habría creado un nuevo empleo nativo". Son datos del estudio El impacto económico de la población migrante en España 2000-2009: antes y después de la crisis publicada por el colegio de economistas de Madrid, y constatan que los efectos de la llegada de estos trabajadores y trabajadoras en la economía son positivos, aunque la crisis esté afectando tanto a su llegada como a su producción.

Valores: Muchas de las personas migrantes conservan valores que la sociedad individualista en la que vivimos ha diluido: el respeto por las personas mayores (en América Latina), la hospitalidad (en los países árabes), una relación muy estrecha con la familia (también en América Latina y Asia), etc. Gracias al diálogo con otras culturas, podemos aprender éstos y muchos otros valores que nosotros hemos perdido o nunca hemos tenido.

Riqueza cultural: La convivencia con personas inmigrantes aporta riqueza cultural. Gracias a la llegada de personas de otros países, en los últimos 20 años hemos conocido y "adoptado" nuevas palabras, recetas, músicas, acentos, danzas, libros, tradiciones, formas de ver la vida..  ¡Un paseo por Lavapiés en Madrid o por el Raval en Barcelona es un ejemplo vivo de ello!

¿Y tú? ¿Te apuntas al homenaje?
Desde Migrar.org te animamos a que en el Día Internacional de las Personas Migrantes reflexiones sobre la situación de estas personas y que también:




Ver más noticias

114,836 consultas resueltas - 29,204,010 páginas vistas desde julio 2005

Un espacio de logo mini migrar.org en el que participa Cruz Roja Española